¿Qué es la incontinencia? Causas, tipos y productos

La incontinencia es la pérdida involuntaria de orina, conoce más sobre ella y cómo TENA te ayuda a enfrentar los cambios con seguridad y confianza.

¿Qué es la incontinencia? Causas, tipos y productos

La incontinencia urinaria puede afectar la calidad de vida de quienes la experimentan. Aquí veremos los tipos de incontinencia, sus causas y síntomas, así como las opciones de tratamiento disponibles.

Aprende cómo enfrentar esta condición con confianza y seguridad con la ayuda de TENA, brindando información esencial para comprender y manejar la incontinencia de manera efectiva.

¿Qué es la incontinencia?

La incontinencia es la pérdida involuntaria de orina que puede afectar la calidad de vida de las personas. Se produce cuando los músculos del suelo pélvico se debilitan o hay problemas en las vías urinarias. Esto puede dar lugar a escapes de orina en diferentes cantidades y frecuencias.

Causas de la incontinencia

Algunas de las causas que generan los escapes de orina involuntarios son: 1. Debilitamiento de los músculos del suelo pélvico.

  1. Problemas neurológicos que afectan la comunicación entre la vejiga y el cerebro.
  2. Daños en el suelo pélvico debido al embarazo, parto u otras cirugías.
  3. Presión excesiva en la vejiga debido a la obesidad. Relajación del esfínter, el músculo que controla el flujo de orina.
  4. Problemas de próstata en los hombres, como la hipertrofia prostática benigna.
  5. Enfermedades neurológicas que afectan la capacidad de controlar la vejiga.

Síntomas de la incontinencia

Estos son algunos de los síntomas más comunes que pueden sentir las personas al momento de empezar la incontinencia . Si crees que te identificas con alguno, es importante que consultes con tu médico:

  1. Sensación urgente y repentina de orinar.
  2. Pérdida de orina al toser, estornudar o hacer ejercicio.
  3. Goteo constante de pequeñas cantidades de orina.
  4. Necesidad de orinar con más frecuencia de lo normal, incluso durante la noche.
  5. Dificultad para llegar al baño a tiempo.
  6. Sensación constante de humedad o mojado.
  7. Cambios en la calidad de vida debido a la preocupación por escapes de orina.

Tipos de incontinencia

Aunque se hable de incontinencia urinaria con mayor frecuencia y se conozca más al respecto, es importante entender los distintos tipos de incontinencia y quiénes son las personas más propensas. Conoce las diferencias:

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria en el adulto mayor afecta al 15% de las personas mayores de 65 años, es más común en las mujeres, pero a partir de los 80 años, tanto hombres como mujeres, tienen la misma posibilidad de tenerla.

Esta pérdida involuntaria de orina, sucede cuando la persona siente urgencia repentina de ir al baño y no logra llegar a tiempo. También puede ocurrir, dependiendo de la causa de la incontinencia, que estos escapes sucedan sin que las personas se den cuenta.

Incontinencia de urgencia

Se presenta con una necesidad repentina y urgente de orinar, a menudo seguida de pérdida de orina antes de llegar al baño. Puede estar asociada con una vejiga hiperactiva.

Incontinencia funcional

Se debe a problemas neurológicos o impedimentos físicos que dificultan llegar al baño a tiempo, incluso si la persona puede controlar su vejiga. Puede estar relacionada con enfermedades como el Alzheimer o la demencia.

Incontinencia transitoria

Es temporal y puede deberse a factores como infecciones del tracto urinario, ciertos medicamentos o consumo excesivo de líquidos antes de dormir.

Incontinencia de esfuerzo

Este tipo ocurre al realizar actividades que ejercen presión sobre la vejiga, como toser, estornudar o hacer ejercicio. Es más común en mujeres y suele relacionarse con el debilitamiento del suelo pélvico.

Incontinencia por rebosamiento

Se presenta con una necesidad repentina y urgente de orinar, a menudo seguida de pérdida de orina antes de llegar al baño. Puede estar asociada con una vejiga hiperactiva.

Incontinencia fecal

Implica la pérdida involuntaria de control sobre las evacuaciones intestinales, desde pequeños gases hasta material fecal. En este tipo de incontinencia, las mujeres también son más propensas.

Algunos estudios indican que 3 de cada 1000 mujeres mayores de 65 años, presentan pérdida del control de las evacuaciones, al menos una vez por mes.

¿A qué edad comienza la incontinencia?

La incontinencia puede manifestarse a cualquier edad debido a diversas causas. Aunque es más común en personas mayores de 65 años, también puede afectar a mujeres durante el embarazo y a quienes atraviesan la menopausia.

¿Quién está en riesgo de tener incontinencia urinaria?

Las mujeres son más propensas a padecer incontinencia debido a su anatomía, embarazo y cambios hormonales. Sin embargo, más del 15% de las personas mayores de 65 años, tanto hombres como mujeres, pueden experimentar incontinencia

¿Qué grados de incontinencia hay?

La incontinencia puede variar en gravedad, desde escapes leves hasta pérdidas más significativas de control de la vejiga. Los grados de incontinencia se dividen en función de la cantidad de orina perdida y la frecuencia de los escapes:

Incontinencia leve

Las personas que experimentan incontinencia leve pierden cerca de 100 a 200 cc de orina al día, o pueden tener escapes esporádicos. En esta etapa, los escapes son generalmente pequeños y no afectan gravemente la calidad de vida. Para abordar la incontinencialeve, TENA ofrece protectores diarios tanto para hombres como para mujeres. Estos protectores proporcionan una discreta protección y seguridad durante todo el día.

Incontinencia moderada

En la incontinencia moderada, las pérdidas de orina aumentan a alrededor de 300 a 400 cc al día. Los escapes son más frecuentes y pueden ser más notorios. En esta etapa, es importante contar con productos absorbentes más eficientes para mantener la comodidad y la confianza. TENA ofrece una variedad de productos diseñados para la moderada, brindando una protección óptima y un control efectivo de la humedad.

Incontinencia severa

Cuando los escapes de orina superan más de medio litro al día, se considera incontinencia severa. Esta etapa puede ser incómoda y tener un impacto significativo en la vida diaria. Para abordar la incontinencia severa, es esencial contar con productos altamente absorbentes y confiables. En TENA tenemos dos productos ideales para esta etapa, los TENA Slip Ultra, que son pañales para adulto dependientes con movilidad reducida, y los TENA Pants, que es ropa interior desechable diseñada para personas activas;; ya que ofrecen una absorción superior y brindan comodidad y seguridad durante todo el día.

Incontinencia en las mujeres

La incontinencia urinaria es más común en las mujeres debido a la anatomía y los cambios hormonales que experimentan a lo largo de la vida. Algunos momentos en la vida de una mujer que pueden aumentar el riesgo de incontinencia incluyen:

Embarazo y posparto

Durante el embarazo, los cambios hormonales y el peso del bebé pueden ejercer presión sobre la vejiga y el suelo pélvico, debilitando los músculos que controlan la micción. El parto también puede causar daño en los músculos del suelo pélvico, lo que puede contribuir a la incontinencia después del parto.

Prolapso de órganos pélvicos

El prolapso ocurre cuando los órganos pélvicos, como la vejiga o el útero, se desplazan de su posición normal y pueden ejercer presión sobre la vejiga, causando escapes involuntarios de orina.

Menopausia

Durante la menopausia, los niveles de estrógeno disminuyen, lo que puede afectar la salud y la fuerza de los tejidos del suelo pélvico y la vejiga. Esta disminución de estrógeno puede aumentar el riesgo de incontinencia urinaria

Incontinencia en los hombres

Aunque la incontinencia es más común en las mujeres, los hombres también pueden experimentarla, especialmente a medida que envejecen. Algunas causas y factores de riesgo específicos para la incontinencia en hombres incluyen:

Problemas de la próstata

La próstata rodea la abertura de la vejiga en los hombres y puede aumentar de tamaño con la edad, causando dificultades para orinar y goteos involuntarios. El agrandamiento de la próstata, conocido como hiperplasia prostática benigna (HPB), puede comprimir la uretra y contribuir a la incontinencia.

Problemas neurológicos

Las afecciones neurológicas, como el daño a los nervios debido a la diabetes, el accidente cerebrovascular o la esclerosis múltiple, pueden afectar la comunicación entre la vejiga y el cerebro, lo que resulta en dificultades para controlar la micción.

Cirugía o tratamiento para el cáncer de próstata

Los hombres que han sido sometidos a cirugía o radioterapia para tratar el cáncer de próstata pueden experimentar daño en los músculos y nervios que controlan la vejiga y la micción. Esto puede resultar en incontinencia urinaria a corto o largo plazo

Estilo de vida y factores hereditarios

Al igual que en las mujeres, la obesidad, la tos crónica y los factores genéticos también pueden influir en el riesgo de incontinencia urinaria en los hombres.

Productos para la incontinencia

Cuando se trata de manejar la incontinencia, TENA ofrece una amplia gama de productos diseñados para brindar comodidad, protección y confianza. A continuación, presentamos algunos de los productos más destacados que TENA tiene para ofrecer:

Protector Masculino

Los protectores masculinos de TENA están diseñados específicamente para adaptarse a la anatomía masculina y brindar protección confiable contra fugas y goteos. Son discretos, cómodos de usar y ofrecen seguridad durante todo el día.

Ropa Interior Desechable

Nuestra ropa interior desechable proporciona una solución conveniente y discreta para la incontinencia. Disponible en una variedad de estilos y niveles de absorción, permite llevar una vida activa sin preocupaciones.

Protectores y toallas

Nuestra línea de protectores y toallas para la incontinencia ofrece una variedad de opciones en términos de absorción y tamaño. Estos productos son ideales para brindar protección adicional
durante el día y la noche, manteniendo la piel seca y libre de olores.

Protectores Anatómicos

Los protectores anatómicos de TENA están diseñados con una forma contorneada que se adapta cómodamente al cuerpo. Ofrecen protección confiable contra fugas y goteos, absorción superior y control de olores, lo que brinda seguridad y comodidad durante todo el día.

Ejercicios para la incontinencia

Los ejercicios de Kegel son una forma efectiva de fortalecer los músculos del suelo pélvico que son responsables de controlar la vejiga y el recto. Realizar estos ejercicios regularmente puede ayudar a reducir los síntomas de la incontinencia y reducir los escapes de orina..

¿Cuáles son los tratamientos para la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria puede impactar significativamente en la calidad de vida de quienes la padecen. Afortunadamente, existen diversos tratamientos disponibles que pueden ayudar a controlar y mitigar los síntomas de esta condición. La elección del tratamiento dependerá del tipo y la gravedad de la incontinencia , así como de la causa subyacente. Aquí te presentamos algunas opciones comunes de tratamiento:

  • Cambios en el estilo de vida: Hacer modificaciones en la dieta, como evitar alimentos que irriten la vejiga (cafeína, alcohol, alimentos picantes), mantener un peso saludable y mantener una rutina de ejercicios pueden ayudar a controlar la incontinencia urinaria.
  • Fisioterapia: La terapia física puede ser útil para fortalecer los músculos del suelo pélvico y mejorar la coordinación de los músculos relacionados con la micción.
  • Medicamentos: En algunos casos, los medicamentos pueden ser recetados para reducir los síntomas de la incontinencia urinaria. Estos medicamentos pueden afectar la función de la vejiga o relajar los músculos de la vejiga y el esfínter.
  • Dispositivos médicos: Algunos dispositivos, como los pesarios, pueden ser utilizados para ayudar a sostener la vejiga y mejorar el control de la orina. También existen dispositivos de estimulación eléctrica que pueden mejorar la función de la vejiga.
  • Tratamientos con láser: En casos de incontinencia de esfuerzo, los tratamientos con láser pueden fortalecer los tejidos del área vaginal y uretral, ayudando a mejorar el cierre de la uretra y reducir los escapes de orina.
  • Cirugía para la incontinencia urinaria: En casos graves y resistentes a otros tratamientos, se puede considerar la cirugía. Hay varias opciones quirúrgicas disponibles, como la colocación de mallas para el tratamiento de la incontinencia de esfuerzo o la reparación de problemas anatómicos que causan incontinencia. Terapia de comportamiento y reentrenamiento de la vejiga: Estos enfoques implican establecer horarios regulares para ir al baño y practicar técnicas para retrasar la micción, lo que puede ayudar a entrenar la vejiga para retener la orina por períodos más largos.

¿Se puede prevenir la incontinencia?

Si bien algunos factores de riesgo no se pueden evitar, mantener un peso saludable, ejercitar los músculos del suelo pélvico y evitar el tabaquismo pueden contribuir a prevenir o reducir la incontinencia . Por eso te acompañamos en todo este proceso de cambios para que tengas una vida activa y sin preocupaciones, porque con TENA sigo siendo yo.